A las 21:00 de hoy se reunió la Mesa Nacional de la CTA de los Trabajadores para evaluar los sucedido durante la jornada.
Tras la multitudinaria movilización protagonizada por numerosas organizaciones sindicales, entre las que se contaron ambas CTA, la Corriente Sindical Federal, gremios afiliados a la CGT, organizaciones de jubilados, de derechos humanos, estudiantiles y políticas, la Mesa Nacional valoró que esta movilización fue la que logró que se cayera la sesión en la Cámara de Diputados.
La imposibilidad de lograr el quórum necesario por parte del oficialismo, así como la firme repulsa que suscitó el proyecto de ley para robarle la plata a las jubiladas y jubilados, llevó al gobierno a desatar una feroz represión en las calles tras militarizar -como nunca antes había ocurrido- las inmediaciones del Congreso.
En este marco, y dados los trascendidos periodísticos que han dado cuenta de que el gobierno se aprestaría a imponer el robo a los jubilados mediante un decreto de necesidad y urgencia, esta Mesa Nacional ha resuelto declararse en estado de alerta y sesión permanente para, llegado el caso del DNU, convocar de inmediato a un paro nacional con movilización. Asimismo, ha dispuesto extremar los esfuerzos para articular una acción unitaria y mancomunada entre todas las organizaciones que se han movilizado en estas jornadas y, de este modo, disponerse para convocar de conjunto a una nueva marcha hacia el Congreso de la Nación para cuando el oficialismo intente aprobar su proyecto de robo a los jubilados.
La CTA de los Trabajadores exige, por último, la inmediata libertad de todas las compañeras y compañeros detenidos y hace responsables al Presidente de la Nación y a su ministra de Seguridad por la integridad física de quienes, democrática y pacíficamente, nos oponemos y nos opondremos a sus políticas brutales de ajuste y represión.
Carlos Girotti Hugo Yasky